Sábanas de Algodón

La suavidad y la naturalidad del algodón en tu cama

! AVISO: esta publicación es de hace más de dos años. Los productos a los que pueda hacer referencia la publicación podrían no estar disponibles.

Las sábanas algodón son las favoritas de quienes tienen como primera opción los tejidos totalmente naturales. La suavidad y el frescor del algodón natural puede ser muy bien imitado por las fibras sintéticas, pero nunca tendrá todas sus características.

Pero además, las personas alérgicas tienen en el algodón a su aliado natural, porque no causa reacciones y permite que puedan descansar de una manera mucho más plácida. Su alto grande de transpiración facilita dormir en una cama seca y agradable durante toda la noche.

Por todos estos motivos, en nuestro catálogo no dudamos en ofrecerte una amplia selección de sábanas de algodón, las cuales puedes elegir en todos los tamaños del mercado y en una completa variedad de estampados y colores.

Puedes encontrarlas totalmente lisas, con un discreto estampado en la parte del embozo o con bonitos y coloridos estampados. Desde los clásicos de flores que nunca pasan de moda, hasta las coloridas listas de colores o los diseños más modernos con cachemir y colores difuminados.

¿Por qué elegir algodón en invierno?

Elegir algodón en verano es todo un acierto por muchos motivos. Vamos a hablar sobre los principales:

-El algodón es muy transpirable. Sobre todo cuando dormimos en pareja, siempre uno de los dos es más caluroso por lo que este tipo de sábanas se adapta a la temperatura de cada uno y permite que toda la humedad salga de la cama y la persona duerma seca, absorbiendo todo el sudor que pueda producir.

-Son muy suaves. A pesar de las bajas temperaturas, hay personas que eligen dormir sin pijama o con uno corto que deja gran parte de la piel al aire libre. Es entonces cuando se aprecia mucho más que las sábanas sean suaves y de tacto muy agradable.

-Secan muy rápido por lo que, si las temperaturas no son las más idóneas ni la humedad, será mucho mejor que se sequen fácilmente y así evitemos que malos olores se queden en sus fibras y haya que volverlas a lavar.

Las primeras sábanas de tu bebé

Los humanos nacemos totalmente indefensos en todos los sentidos. No solo somos de los pocos mamíferos incapaces de caminar nada más nacer, sino que además tenemos nuestro sistema inmunológico sin acabar de formarse. Todo en nosotros está a medio terminar: los pulmones son débiles, el estómago es muy delicado y la piel es extremadamente sensible.

Con el paso del tiempo, la piel va adquiriendo una capa protectora que hace que pueda enfrentarse mejor a productos que pueden resultarle agresivos, como algunos químicos. Pero, al nacer, la sensibilidad es muy alta y por eso muchos bebés sufren eccemas, rojeces e irritaciones.

Las sábanas de algodón son muy respetuosas con esta piel todavía sin defensas del recién nacido y por eso se recomienda que en la cuna se utilicen algodón cien por cien en todo lo que va a estar en contacto con el niño.

Muchos padres prefieren continuar usando algodón cien por cien durante toda la infancia del niño, especialmente hasta los seis u ocho años, un momento en el cual ya las defensas son mucho más fuertes. Así, se aseguran que el niño dormirá a gusto y que no sufrirá picores ni reacciones a nada mientras duerme.

Sábanas respetuosas con todo tipo de pieles

Ya hemos explicado que el algodón es muy suave y que es perfecto para todos aquellos que tienen problemas de alergias. Pero a veces no se trata tan solo de una alergia, sino que más bien se trata de sensibilidad a algunos químicos.

Los textiles acrílicos pueden causar irritaciones al liberar algunas sustancias empleadas en su fabricación, algo que no pasa con el algodón. Por eso, los que tiene una piel de tipo sensible notarán que descansan mucho más a gusto en sábanas cien por cien de algodón, disfrutando de su suavidad y de su calidad natural.

Uno de los defectos de este tipo de sábanas es que pueden encoger un poco al lavarse, por eso hay que tener precaución en los programas que se utilicen en la lavadora. Este tipo de sábanas no suelen venir muy justas ya que los fabricantes cuentan con que puedan encoger ligeramente, pero lo mejor es comprobar siempre las medidas para no llevarse sorpresas.

Lo mejor es un programa de treinta grados como máximo y tener cuidado con los centrifugados si hay bordados de algún tipo. Si el fabricante pone que las sábanas pueden ir a la secadora, es elegirá siempre un programa especial para ropa de algodón y se evitará la sobreexposición al calor, siendo preferible sacarlas de la máquina estando ligeramente húmedas. Así, será también más fácil plancharlas ya que se arrugan con mucha facilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *