Cómo elegir la mejor manta para tu bebé

! AVISO: esta publicación es de hace más de dos años. Los productos a los que pueda hacer referencia la publicación podrían no estar disponibles.

Elegir la manta de nuestro bebé es una de las decisiones que, aunque parezca tontería, no debemos dejarla en manos de la suerte. Los bebés se pasan la mayor parte del tiempo acostados y durmiendo y su confort es mucho más que importante, de él depende que su descanso sea óptimo y también su estado de ánimo.

Al empezar la búsqueda veréis que hay multitud de tamaños, formas, materiales, texturas y diseños, entonces es cuando notaréis lo abrumador de tomar esta decisión. Pero que no cunda el pánico, en este post vamos a contaros todo lo que debéis tener en cuenta para que la manta seleccionada sea la que realmente necesita vuestro hijo.

Aspectos a tener en cuenta al comprar una manta de bebé

#1 Materiales adecuados

El material por excelencia para todo tipo de pieles es el algodón pero hoy en día las fábricas de tejidos están en continua investigación y desarrollo para conseguir mejores resultados y por tanto hay tejidos como el poliester o la innovadora microfibra que son ideales para la piel de recién nacidos.

De todos modos, cada piel es un mundo y puede que vuestro hijo tenga algún tipo de alergia. Para evitar sustos innecesarios aconsejamos que hagáis una prueba previa antes de dejarlos mucho tiempo sobre la manta y por supuesto hacerlo después de lavarla con productos neutros.

#2 Tamaño idóneo

Dependiendo la altura y peso del niño necesitaremos un tamaño u otro. Lo ideal es que la manta sea lo suficientemente grande como para enrollar al pequeño ya que, de esta manera suelen sentirse más protegidos. Es un buen truco para mejorar su descanso e incluso propiciar su independencia a la hora de pasarlo a dormir en su propia habitación.

Nosotros aconsejamos que, si vais a usarla para enrollarlo, no sea excesivamente grande para que no os moleste a la hora de cogerlo. En cambio, si la vais a usar para dejarlo sobre el suelo u otras superficies, será preferible que sea bastante más grande y así que evitemos que salga de ella en caso de moverse o gatear.

#3 La mejor Forma

Formas hay multitud… Los diseñadores innovan cada vez más en este campo: mantas con una parte recta y otra redondeada para que en la parte inferior del cuerpo del niño se adapte mejor y cuelgue menos trozo, mantas totalmente redondas que se adaptan a la perfección al cuerpo del pequeño, en forma de estrella, de luna…

Es uno de los campos donde más están innovando pero al final escoger una forma extraña no va a resultar eficiente, será muy bonito pero no servirá para nuestro día a día.

Al fin y al cabo la típica manta cuadrada con los cantos redondeados, la “de toda la vida”, será la ideal para nuestro pequeño porque además podemos usarla para múltiples opciones como veremos más adelante.

#4 Su Textura

En cuanto a la textura necesitamos que sea muy agradable. Hay que tener en cuenta que los bebés se pasan la mayor parte del tiempo durmiendo y hay que tener mucho cuidado con su temperatura corporal, por tanto necesariamente tiene que tener un tacto suave y sedoso donde el niño se encuentre más que cómodo.

Si no se encuentra cómodo podrá ser motivo de lloros y muchas veces no nos damos cuenta de que no tienen ni hambre ni sueño, sólo tienen incomodidad…

#5 Diseño del textil

En el diseño de la tela vamos a ser mucho menos restrictivos pues será donde podremos dejar volar nuestra imaginación y seguro que así conseguiremos resultados únicos e irrepetibles.

Podéis encontrar mantas de multitud de colores y dibujos entre los que seguro encontráis la manta que más os guste. Llegados a este punto os animamos a innovar y elegir mantitas divertidas que plasmen la personalidad de los padres del retoño. Mejor no os ciñáis a escoger mantas rosas para niñas y azules para niños. Podéis ver todas nuestras mantas de bebés y elegir la que más os guste.

Lo mejor en definitiva será disponer de varias mantas que se adecuen al día a día del pequeño y no sólo a su descanso. Será ideal poder disponer de un elemento que adecue cualquier lugar y lo haga idóneo para que el pequeño juegue, descanse o duerma, es decir que lo haga adecuado a sus necesidades y lo más limpio posible. En resumen, disponer de una manta distinta para cada momento o lugar será lo más adecuado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *