3 tipos de tejido indispensable para los meses de frío

Los tejidos y sus aplicaciones, pueden ayudarnos a regular la temperatura durante los meses más fríos. Algunos son cálidas y no solo aportan calor, sino que también, ayudan a que el calor que desprende nuestro cuerpo, no se pierda. Otros tejidos son más frescos y transpirables para que de este modo, tengamos una sensación realmente agradable incluso cuando hace más calor.

En invierno, como es lógico, los tejidos cálidos son los que marcan la diferencia, ya que, son los que más se venden. Tejidos pensados para soportar el frío de una manera que no va a suponer un sacrificio, sino que, será todo un placer.

En nuestro catálogo, puedes disfrutar de tejidos muy modernos y actuales, como las coralinas, las microlinas o los tejidos térmicos que ayudan a que la cama sea un lugar todavía más apetecible cuando hace frío.

Pero hoy hemos querido destacar tres tipos de tejidos que son ya clásicos para la ropa de hogar, y que son, seguramente, los más vendidos en esta estación.

La franela

No importa cuantos tejidos nuevos salgan al mercado, por mucho que nos gusten y que nos convenzan, la franela siempre va a tener un lugar muy especial en nuestras habitaciones durante el invierno. Tiene una suavidad y un tacto únicos, especialmente cuando hablamos de franela de algodón, la original. Aunque, también existe la franela sintética que lleva el mismo nombre y cuenta con usos similares.

Son ideales para las camas de los niños, de las personas que tienen problemas de piel y para todos aquellos que quieren evitar el poliéster por cualquier motivo. Las puedes encontrar con muchos motivos y estampados diferentes y su precio es competitivo.

La franela permite evitar esa sensación tan incómoda de meterse en la cama y sentir que las sábanas están frías. Al contrario, solo al acostarse, ya se nota calidez, y una cama acogedora, produciendo un gran placer el introducirse entre las sábanas. Además, se encarga de mantener el calor a lo largo de la noche.

Las telas actuales de franela, han superado algunos problemas que antiguamente nos presentaba este tipo de tejidos, como por ejemplo; las pelusas o las bolitas que se creaban de una manera muy rápida, haciendo que su suso fuese poco confortable.

La microlina

La microlina, es uno de esos tejidos novedosos que han revolucionado nuestro hogar. Se encuentra en prácticamente todo lo que tenemos en casa pero especialmente importante es en el caso de las mantas, debido a que te permite contar con sábanas abrigadas y cálidas que a su vez, son muy ligeras.

Las sábanas de microlina para la cama, aportan calor sin causar humedad, son suaves, pueden estar realizadas en cualquier color y con cualquier estampado y siempre van a seguir las líneas de las tendencias más actuales. Pero, a la vez, serán ligeras, no aportarán peso extra a la cama y permitirán moverse cómodamente.

La microlina, también se utiliza para otro tipo de tejidos, como pueden ser, las mantas. Esas mantas de sofá, bajo las cuales nos acurrucamos para ver una película o para charlar al acabar el día. Son mantas ligeras y agradables que también son perfectas para que las mascotas tengan un lugar apetecible sobre el que tumbarse.

Aunque, una de las características principales de la microlina, es que se puede lavar fácilmente, secarse en la  secadora y es muy resistente, así que, no tendrás que dedicar tiempo extra ni cuidados intensivos para mantenerla más bonita. Tanto es así, que incluso tiene la ventaja de que, no es necesario planchar la microlina. Al ser fina, se seca rápidamente, por eso, tampoco te dará pereza lavarla en diversas ocasiones.

El algodón 100%

El algodón no deja de estar presente en nuestro tejidos durante todo el año, por eso, también debemos destacarlo durante el invierno. Lo encontramos, por ejemplo, en las esponjosas toallas de baño en las que nos envolvemos al salir de la ducha que no solo queremos que nos abriguen, sino también que se lleven rápidamente hasta la última gota de agua, antes de que esta enfríe sobre la piel.

Si siempre se agradece una toalla mullida, en invierno esto es todavía más importante. Por este motivo, te recomendamos las que cuentan con mayor peso, como por ejemplo las de 600 gramos, que son lo suficientemente gruesas para resultar cálidas y agradables al envolverse en ellas.

Una toalla de ducha o de baño de algodón 100% es de las opciones más absorventes que encontrarás. Especialmente si tienes cuidado y al lavarla no incorporas suavizantes, ya que, crean una película de silicona sobre las fibras que hace que repelan el agua. Si tienes miedo de que la toalla pueda raspar, añade en la cubeta del suavizante un chorrito de vinagre de limpieza. Ayudará a que las fibras de la toalla se suelten y resulte por tanto muy suave.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *